viernes, 21 de abril de 2017

NO ES EL AMOR QUIEN MUERE, SOMOS NOSOTROS MISMOS

R.G. La pareja, 1968. 


                                                                 A  UNA VERDAD

                              No es el amor quien muere,
                            somos nosotros mismos. 
                                                                                                                 L.C.                                                                        
                                                
                                                 No es el amor quien muere, Luis Cernuda,
                                                 somos nosotros mismos. En un canto
                                                 te lo he visto decir con el espanto
                                                 de tener la certeza y no la duda

                                                 en tus labios que escriben. Tan desnuda
                                                 te brota la verdad, que no sin llanto
                                                 entregusto tus versos como el santo
                                                 que en su propio sufrir encuentra ayuda.

                                                 No importa ya por quién, por qué, ni dónde,
                                                 sobre un triste papel la verdad nace;
                                                 cuando ella fluye así, cuando desata

                                                 los lazos más sencillos que ella esconde,
                                                 la causa de sí misma se deshace.
                                                 No es el amor quien muere, él es quien mata.

                                    


viernes, 7 de abril de 2017

CREACIÓN Y DEBER

Ramón Gaya en el estudio de Grabador Esteve, 1995.
Fotografía: Isabel Verdejo 

Fragmento extraído de la entrevista que el hispanista Nigel Dennis realizó a R.G., en 1983. En él, el pintor habla de su irremediable vocación como creador. 

"Yo hago diferencia entre hacer cosas y serlas. Todo lo que es creación es ser esas cosas, no hacerlas. La creación no hace. Por eso digo que el creador espera. [...] A mí lo que me importa es pintar, no ser un gran pintor, o serlo malo, sino pintar, realizar eso que siento que no tengo más remedio que realizar, y lo he de llevar a cabo como pintor".